Publicado: 19 de noviembre de 2021

Presente y futuro de la SAN, bajo la perspectiva de sus autoridades

La Doctora Cancela, presidenta saliente de la Sociedad Argentina de Investigación en Neurociencias (SAN), y la Doctora Antonelli, flamante presidenta de la Sociedad, repasan los desafíos de la SAN en tiempos de pandemia y virtualidad. Además, proyectan desafíos de cara al futuro y analizan el rol del espacio a nivel regional.

Las transiciones tienen esa doble condición de principio y final: lo que para algunos es un punto de llegada, para otros es, en todo caso, un punto de partida. Claro que cuando los objetivos, las miradas y las metas coinciden, más que hablar de cambios y transiciones, se debe hablar de consolidar los espacios y proyectos.

A partir de las recientes elecciones en la SAN, la Doctora Liliana Cancela será sucedida por la Doctora Marta Antonelli como nueva presidenta de la Sociedad, en un contexto marcado fuertemente por la pandemia, las modalidades virtuales y el fortalecimiento de la SAN tanto a nivel federal como a nivel regional.

Para Cancela – quien fuera presidenta de 2019 a 2021-, ciertos aspectos de la virtualidad permitieron, en este último período, expandir las fronteras. “Si tenemos en cuenta las dos reuniones anuales de la SAN que se hicieron a distancia, tanto la del 2020 como la del 2021, logramos aumentar tanto la participación de investigadores/as del extranjero como estudiantes de Argentina en el exterior y, también, de socios/as de la SAN de distintos laboratorios de Argentina”, resalta.

El trabajo organizativo no fue nada fácil: los retos se resignificaron y las adaptaciones estuvieron a la orden del día. “Pasamos de preocuparnos por los detalles de elegir el lugar para realizar el Congreso, evaluar los costos de traslados, hoteles y demás aspectos, a elegir qué plataforma nos convenía, cuántas salas debíamos contratar para operar simultáneamente según la cantidad de participantes esperados, cuál era el formato más seguro, cómo fomentar la interacción y la discusión con esta modalidad, entre muchas otras cuestiones”, repasa Cancela.

Claro que también hubo, en el proceso, ciertas ventajas. “Además de los desafíos y del enorme esfuerzo, el formato virtual nos facilitó un alcance internacional aún más amplio, invitando a una mayor cantidad de líderes y referentes de distintas temáticas que, con la presencialidad, hubiera sido más complicado y costoso”, analiza Antonelli.

El formato virtual, agrega la presidenta saliente, también permitió desarrollar otras actividades como la vinculación, la comunicación, la divulgación, la educación y la organización de conferencias mensuales, relacionadas a las neurociencias y a la historia de la SAN, como también a la política argentina de ciencia y tecnología en el contexto global.

“Durante el último período, la creación de comisiones asesoras de la comisión directiva, en áreas como la comunicación, la historia y la educación, entre otras, fue muy bien recibida por la comunidad SAN. Fue una manera de acercar a los/as socios/as, justamente, a la comisión directiva”, apunta, por su parte, la flamante presidenta, quien también destacó el reempadronamiento de los socios a partir de un cuestionario, que permitió, a su vez, realizar un mapa de las neurociencias a nivel nacional.

“Nos llena de entusiasmo, además, la participación de jóvenes en todas las actividades desarrolladas. Además del formato del congreso tradicional, con charlas de jóvenes investigadores/as, simposios, e-posters y comunicaciones orales de jóvenes, tuvimos como novedad actividades sociales en distinto formato: una mesa redonda sobre inequidades y desigualdades de género en la ciencia, otra sobre la evolución de la formación de redes de coautorías en neurociencia en Argentina con perspectiva de género y una tercera sobre la influencia de factores socio-ambientales en los procesos cognitivos”, enumera Cancela.

La investigadora también destaca las actividades realizadas en el Congreso sobre las políticas de las editoriales y las revistas de publicaciones científicas, así como las distintas estrategias para becarios/as e investigadores/as jóvenes, en distintas etapas de la carrera científica. “Finalmente, en el cierre, tuvimos una actividad de neurocine, donde científicos del área y cineastas tuvieron un dialogo sobre el cruce de ambas disciplinas”, agrega.

“Por otra parte, destacamos la reestructuración de la página web de SAN, lo cual permite tener un sitio ágil, interactivo y seguro que posibilita aumentar las funcionalidades: operar el micrositio del Congreso y el sistema de votación de autoridades, comenzar a subir nuevos contenidos y, próximamente, utilizar la Intranet-SAN, para potenciar la red interna de la comunidad SAN”, especifica Cancela.

En esta línea, y de cara al futuro, Antonelli suma los ejes fundamentales que servirán de meta para el próximo período. “Queremos consolidar la federalización de la SAN, porque, hoy en día, existen muchos grupos en distintas provincias del país que antes no tenían representación. E, incluso hoy, les está costando tenerla. Y, por otra parte, nos interesa posicionarnos como referentes de la neurociencia en Argentina”, puntualiza.

Desafíos a nivel regional y comunicacional

Con una mirada puesta en lo regional, tanto Cancela como Antonelli resaltan el lugar que ocupa la SAN entre países de Latinoamérica. “A través de la Federación de Asociaciones Latinoamericanas y del Caribe de Neurociencias (FALAN), la organización que nuclea a las sociedades de esta región, la SAN se encuentra muy bien posicionada en la región. Incluso, en septiembre de 2021 hubo un evento de tres días, organizado por FALAN, en el cual nuestra sociedad aportó uno de los mayores números de participantes y actividades de alta calidad. También participamos de actividades de la Iniciativa Latinoamericana del Cerebro (LatBrain) que próximamente organizará un simposio sobre COVID y Cerebro, subraya Cancela.

En el plano de la comunicación y la divulgación, la investigadora sostiene que la diversidad temática que abordan las neurociencias “es un buen punto para comprender el interés por este campo”. “La difusión de manera accesible de descubrimientos en esta área, que ha revolucionado nuestros conceptos acerca del funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso en su totalidad, contribuyen a despertar el interés del público en general y de distintas especialidades que se nutren de la investigación básica en neurociencias”, destaca.

Por su parte, Antonelli considera que la sociedad “percibe la importancia de conocer no solo el funcionamiento del cerebro, sino de todo el sistema nervioso en general”. “Hoy en día, los/as neurociencientíficos/as que realizan investigación básica son consultados/s desde muchísimos ámbitos, que van desde la justicia, la educación, el deporte y la economía hasta, por supuesto, la medicina, concluye.

Dra. Marta Antonelli
Más recientes

Viajando con el cerebro

¿Alguna vez se preguntaron cómo almacena nuestro cerebro la información que utilizamos para llegar desde el trabajo o la escuela a nuestra casa? ¿O para

Leer más »